jueves, 14 de diciembre de 2017

El geko de piedra 10

   

     El profesor Zorba metió el azufre dentro de la probeta y tas coger un vaso de medir y poner 200 ml de agua dentro de él, lo vertió sobre la mezcla que acababa de crear. La reacción fue la esperada porque el contenedor de vidrio comenzó a salir espuma de color azul que mojó toda la mesa de pruebas.

- Eureka- exclamó emocionado. El resto de la poción que no había caído en la mesa la colocó dentro de la máquina y le dio al botón de reinicio.

- Cariño- escuchó el profesor desde el sótano. Era la voz de su mujer Ana, que le llamaba desde la planta de arriba- es hora de comer.

-Ya voy.

     Se quitó la bata blanca de trabajo y después de lavarse la manos subió hasta el piso de arriba donde su mujer le estaba esperando con la mesa ya preparada y sus dos hijos sentados en ella.

- ¿Qué tal las pruebas?- quiso saber Eco, su hija de 12 años.

- Van mejor de lo que yo esperaba y creo que podremos usar la máquina esta misma noche o mañana.

- No tenemos mucho tiempo. Las irregularidades en el tiempo están empeorando por momentos y tus amigos de Antar Andranes- esto último lo dijo su mujer con un deje de escepticismo mientras le ponía unas salchichas humeantes en el plato- no parecen querer hacer nada. El segundo equipo ya ha comenzado su búsqueda por su primer sector esta mañana. Hay que detenerlos o desestabilizarán todo nuestro mundo. He mirado por la red y los incidentes van en aumento pero parece que todo el mundo le echa la culpa al tiempo que se ha vuelto loco. Tienes que darte prisa. Quirón también sabe que estamos preparando algo y pronto se darán cuenta de que hemos robado los archivos y encriptado los suyos. Y  cuando sepan que no he ido esta mañana a trabajar atarán cabos.

- Lo se, lo se. Quiero que preparéis el equipo para esta noche.- dijo mirando a su mujer mientras éstas le miraba expectante. Se había recogido el pelo rubio en un moño mal echo en la parte de arriba y unos mechones dorados le caían sobre la cara sonrosada. Zorba tenía que protegerlos y para eso debía de darse prisa. Sonrió a su  mujer.

- De acuerdo- exclamó Talos, su hijo de 17 años.

     Después de comerse lo del plato y coger un plátano de la nevera Zorba volvió a bajar hasta el subterráneo y prosiguió con las pruebas.
      Mientras el profesor seguía con su trabajo su mujer Lanka recogió los platos mientras le dijo a los chicos que hicieran una mochila con ropa básica, bolsas de comida preparada y que ajustaran un saco de dormir también por si acaso.
      Talos se metió en el cuarto y dio una patada al cojín que había caído al suelo durante la noche. Maldijo en alto y se tiró sobre la cama enfadado con sus padres. Sabía que no tenían la culpa de todo lo que estaba pasando, al menos de forma indirecta, pero hubiera prefiero ser como el resto del mundo, sin saber nada y seguir con sus vidas sin pensar que el mundo de va a ir a la mierda en breve. Se levantó suspirando y comenzó a hacer la mochila como le había dicho su madre. Debían de encontrar a los Moradores del desierto antes de que fuera demasiado tarde para ellos. Su padre los conocía porque había echo varias excursiones a su mundo y sabía que tenían una tecnología muy superior y podrían ayudarles a contrarrestar los efectos devastadores que estaban causando la multinacional Antar Andranes. Zorba les había dicho que les ayudarían pero Talos, según lo que había contando su padre, no estaba muy convencido de que fuera así. Según Zorba eran bastante celosos de su modo de vida y apenas consentían la introducción de otras personas fuera de su círculo. Que hubieran acogido a su padre un par de veces no significaba que le tuvieran la estima suficiente para ayudarle.
     Cuando terminó de arreglar la mochila se paró delante del espejo de su cuarto y se miró. Su melena rubia estaba tan alborotada que su amigo Tonian se hubiera reído de él y le habría dijo que parecía que había metido los dedos en un enchufe. Se restregó las legañas que aún le quedaban en sus ojos castaños y se puso la sudadera con capucha encima. Había comenzado a hacer frío por las mañanas y la calefacción de casa aún no se había encendido. Se puso las zapatillas negras altas de tela con el logotipo de Traiak y de pronto escuchó un ruido de ruedas que derrapaban en la calle. Se asomó por la ventana y vio a dos torronteros negros que irrumpían en el jardín de delante de la casa.
     Talos corrió con su mochila hasta el cuarto de Eco.

-Vienen- exclamó- vamos Eco

Eco asintió y agarrando también su mochila bajó las escaleras tras su hermano.

- Mamá, nos han descubierto- gritó Eco dándole a un botón que había en la pared, lo que accionó la alarma y cerró puertas y ventanas con doble protección.

- Vamos- dijo Lanka. Y comenzaron a bajar los escalones del subterráneo cerrando la puerta blindada.

     Zorba se giró asustado cuando escuchó como el mecanismo de cerrado de la puerta era accionado. Sin decirse nada el profesor accionó la palanca para activar la máquina y un pitido comenzó a sonar aumentando de volumen al pasar los segundos. Todos tuvieron que taparse los oídos por el molesto sonido y entonces el suelo comenzó a vibrar. Al principio suave pero también fue aumentando de intensidad y la casa chirrió de forma alarmante. Frente a la máquina comenzó a formarse un agujero con las pequeñas descargas de energia que salían del aparato. Zorba sabía que toda la zona se quedaría sin luz en cuestión de segundos porque la máquina necesitaba mucha energía para que funcionara, si es que lo hacía bien.
Unos golpes comenzaron a sonar en la puerta del subterráneo. La seguridad de la multinacional Andranes estaban intentando tirar la puerta abajo. Les costaría pero lo conseguirían.

- ¿Esto es un agujero espacio-temporal?- exclamó Eco que era la primera vez que presenciaba algo tan increíble.

- Si, cariño.- Lanka le agarró de la mano con fuerza y la miró a los ojos angustiada.

- papá pasó por un agujero igual cuando estuvo en Antar Andranes.

- Si

- ¿ Y no es peligroso?

- Un poco pero papá sabe calibrar bien las variables y conseguirá estabilizarlo para que podamos pasar y no nos sigan.

- ¿Y si no hay máquina al otro lado como podemos volver a crear otro agujero?- la mano de Eco temblaba entre las manos de su madre.

- Los Moradores tienen una tecnología muy superior a la nuestra y lo pueden hacer.
   
     Zorba cruzó su mirada con la de su mujer a la que había escuchando mientras le decía palabras tranquilizadoras a su hija y se dijo que su mujer tenía demasiada fe en él. Respiró hondo y se acercó hasta el generador de partículas ghion que se encontraba al otro lado del cuarto y lo activó. Un remolino comenzó a formarse en el agujero.

-¡Lanka, acciona la palanca superior del panel!- exclamó su marido. Lanka soltó la mano de su hija y se acercó hasta el panel principal. Cuando movió la palanca a mitad del recorrido un halo succionador agarró a Eco y Talos y los impulsó hacía el agujero, el cual se los tragó sin que les diera tiempo a gritar.

- Ve por ellos- gritó Zorba a su mujer- yo intentaré estabilizar la entrada de energía. Hay demasiada fuerza.

     Lanka se soltó de la palanca en el preciso momento en el que la puerta del sótano se derrumbaba y caía escaleras abajo. Uno de los hombres sacó una pistola y apuntó con ella a la máquina lo que provocó que el apartado de desestabilizara y cerrara el agujero dimensional de golpe, creando un gran ola de energía que hizo que parte de la cubierta del techo se desprendiera y comenzaran a caer cascotes que cayeron sobre Zorba.

- Nooooo- gritó Lanka corriendo hacia el agujero que la no era más que un pequeño aro.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Reseña L'enigma Perucho






L'Enigma Perucho
Jordi Cervera
Bambu Editorial
328 páginas
Lengua:catalán
11,90 euros (precio aproximado)







 Resumen

     Arran de la Guerra Poètica, un nou Imperi otomà domina Occident. Europa ha quedat devastada i ara el centre del món és a Istanbul, on es concentren les biblioteques més imponents i ben assortides de l’Imperi. Qui té més llibres té més poder, i el sultà, Mehmed IX, no en té mai prou i recorre a l’Alfred Muntaner, un caçador de llibres nascut a Barcelona.

     A causa de la Guerra Poética, un nuevo imperio otomano domina occidente. Europa ha quedado desvastada y ahora el centro del mundo está en Estambul, donde se concentran todas la bibliotecas más imponentes y bien surtidas del Imperio. Quien tiene más libros tiene más poder, y el sultán Mehmed IX no tiene nunca bastantes y recurren a Alfred Muntaner, un cazador de libros nacido en Barcelona.


Opinión

     Reconozco que no sabía muy bien lo que me iba a encontrar en este libro, lo cogí porque la bibliotecaria me dijo que me gustaría y lo cierto es que acertó de pleno.
    La historia es un canto de amor a los libros y a Joan Perucho, poeta, novelista, articulista y crítico de arte nacido en Barcelona en 1920. Si alguien no conoce su obra(como ha sido mi caso) aquí descubrimos a un famoso escritor catalán coleccionista de libros antiguos.
     Con Alfred Muntaner, el protagonista de esta historia el autor nos adentra en una Barcelona devastada por un virus mortal pero también nos alumbra con la llama de esperanza que son los supervivientes y su amor por los libros y la conservación del patrimonio cultural.

     " Uno de estos viajes lo realizó, animado por un poderoso entusiasmo, a Turquía y España.
    Este  viaje fue particularmente importante, pues le descubrió la existencia de un mundo desconocido, oculto tras la apariencia real de las cosas. Fue como mirarse en un espejo y ver, de pronto, lo que hay detrás del espejo. Casi siempre se vislumbra una existencia tenebrosa y maléfica"

                                                                              Minutas de monstruos- Joan Perucho (1987)


    Su prosa es sencilla y de fácil lectura. El personaje principal que es Muntaner está muy bien desarrollado  y lleno de matices pero Giorgio noto que es demasiado plano para mi gusto así como el resto de personajes. También echo en falta el que se diga cómo ha afectado el virus al resto del mundo porque sólo habla de Europa. Sé que la historia está centrada en Barcelona y Estambul pero podrían haber mencionado, aunque fuese de pasada, lo que el virus ha echo al resto del planeta. No obstante y pese a estos pequeños fallos (a mi parecer) creo que es una buena historia. Me ha gustado mucho  y he devorado el libro en tres días.
     Mi valoración personal es de un 3 sobre 5 . Recomiendo.

 


Autor:
     Jordi Cervera: Escritor y periodista español en lengua catalana nacido en Reus en 1959. Ha ejercido en la radio iCat y en el periódico La Vanguardia, y posee un exitoso blog, premio a Mejor Blog de Cultura en los Premis Blocs Catalunya de 2008 y Premio Villa de Martorell en el mismo año. Su novela "Muerte a seis veinticinco", una obra juvenil de género negro centrada en la investigación del asesinato de un jugador del Joventut de Badalona, ganó el premio Edebé en el año 2009.


sábado, 9 de diciembre de 2017

Entrevista a Luis Guillermo del Corral, autor de Esclavas de la muerte blanca



Luis Guillermo del Corral 


Amante y cultivador ante todo, de la espada y brujería más tradicional y howardiana, aunque también ha tratado otros géneros en su obra como el steampunk o la ciencia ficción más aventurera. Nacido en 1976 en tierras cántabras, el que empezara a escribir en un principio fue una simple cuestión de crear las historias que le gustaba leer y que se cansó de esperar a que otros las escribieran por él. Ha colaborado en varios fanzines, aunque destaca por encima "Sangre Y Acero", donde pudo compartir páginas con uno de sus autores patrios más admirados.

Con Dlorean ha publicado "Vindius, El Guerrero Del Norte" y "Vindius el Indómito", participa en la colección Weird West. También colabora en la web Action Tales que ha permitido sacar historias que llevaba dentro y no hubiera podido de otro modo. También ha publicado Amadís y el Rayo de Hierro y Kaijin (Neonauta Ediciones) y El Altar del Colmillo (relato, Editorial Pulpture publicado como folletín y más adelante en el tomo 1º de Historias Cortas de Intensa Ficción), El Rey de los Gusanos (Relato, publicado en el nº 4 de Anima Barda, formato electrónico en exclusiva, entre otras obras).




     Cuando el otro día la editorial me planteó la idea de hacerle una entrevista a Guillermo pensé ¡Madre mía, que nervios! No soy ni mucho menos una experta en el tema de hacer entrevistas y pensé que me sería complicado, pero cuando comencé a plantearme las preguntas que podría hacerle al final empezaron a brotar solas de mi cabeza. La editorial me dijo de hacer unas cinco preguntas pero la cosa se me descontroló y acabé haciendo unas cuantas más. Hay que aprovechar el momento, me dije.  Para mí ha sido un placer poder hacerle esta entrevista, y muchas gracias Luis Guillermo por contestarlas todas. :)



1-¿De dónde surgió la idea para escribir una historia tan cañera como lo es “Esclavas de la muerte blanca”?

Llevaba un tiempo ya queriendo escribir una historia con componentes de artes marciales. Ya había leído una novela de la serie de los Tres Dragones de Oro y eso solo alimentó todavía más el deseo. Deseaba una historia ambientada en la actualidad, de acción frenética y sin complicaciones.

Claro está, una heroína necesita enemigos, una amenaza a la cual enfrentarse. Y ahí intervienen las Furias. Un colega comentó a raíz de no recuerdo ahora que en concreto que las bandas de motoristas son “los nuevos bárbaros”. Que sean mujeres fue una lección deliberada por añadir variedad.

2- ¿Por qué crear una relación tan controvertida entre la protagonista y un chico mucho más joven que ella?

Por que quería una relación para la protagonista. Pero una normal era justo eso. Demasiado normal, vulgar. Que Auorar sea Aurora, es deliberado. Me refiero al hecho de que es una mujer en un tipo de historia normalmente asociado a personajes masculinos. Igual es su relación con Roberto. Es deliberada.

Como ya he dicho, la idea inicial era otra. Roberto iba a ser mayor. Y entonces me di cuenta de que si escogia una heroína, lo que iba a hacer seria una discriminación. Es decir ¿Por qué yo veía como normal un héroe masculino con pareja mas joven y no al revés? Por otra parte, decidí que con lo que iba a hacerle pasar a Aurora, le debía al menos una fuente de alegría en su vida.

Tambien por otra razón: negar a las mujeres capacidad de sentir deseo o tener una líbido es de imbéciles. Ni más ni menos. Y es algo que me ha costado aprender a mi mismo y procuro no olvidar.

3- Un personaje tan fuerte y carismático como lo es Aurora ha tenido que surgir de algún sitio ¿no?

En efecto. Me gustaría empezar diciendo que si Aurora es Aurora es por una razón. Quería añadir diversidad y variedad a mis protagonistas. Ella no es la primera (hay otra, Valentina, que espero que regrese el año que viene), pero nace por la misma razón que su “hermana mayor”: cansancio de hacer solo héroes masculinos. Usaria una cierta expresión, pero es demasiado vulgar.

Su fuente concreta es fácil: Pensar mucho y descartar ideas hasta dar con la correcta. Quería una heroína de acción, dura e implacable. Y también con un odio particular por actitudes concretas. Un modelo básico en realidad, pero que hay que saber emplear. Si la Dragona de Obsidiana se dedica a lo que se dedica (no digo a que para no hacer un spoiler) no podía ser pusilánime, débil de carácter o indecisa. Y el proceso que le llevó a dominar cierto talento no es para gente sin disciplina ni que se rinde.

Supongo que la fuerza y el carisma nacen a partir de ahí. Pero no es algo que yo buscara, aunque me alegro de que se piense así de quien en cierto modo es mi hija.

4- ¿Alguno de tus personajes está basado en alguien concreto?

En el caso concreto de esta historia, si, lo está. O mejor dicho, tomo prestados aspectos, frases, gestos… Pero no, como “modelo completo” no. En el caso concreto de cierto miembro de la Benemérita, su nombre pretende ser en parte una broma y en parte una revelación sobre su forma de ser. Y por si alguien se lo pregunta: Aurora no se basa en nadie. Aunque si que tiene un poquito de Gina Carano.

5- Sabemos que tu novela es Pulp, ¿nos podrías hablar un poquito más sobre las características de ese género?

La pregunta del millón. No creo que haya dos definiciones iguales, pero trataré de dar una buena idea. Pulp empezó siendo un medio: las revistas impresas en papel barato de pulpa de madera (de ahí el nombre). Y con el tiempo se ha convertido en un estilo de contar historias de cualquier tipo. Y quiero decir cualquiera.

En los pulps de la época dorada había historias de todo tipo: Piratas, héroes de la aviacion, históricas, de intriga, policiacas, de acción bélica, espada y brujería, terror, ciencia ficcion, románticas… Hay de todo, para todos.

Y ahora se ha convertido, repito, en un estilo. Piensa en cosas como Sam Spade, Conan, los Mitos de Cthulu, el Zorro… eso es solo unapequeña muestra de lo que es pulp. Aunque hoy en dia se asocia mas a acción y aventura en realidad es todo un mundo.

6- Si hiciesen una película de tu novela ¿qué actriz te gustaría que interpretara a Aurora?

Esto si que lo tengo claro. Como he respondido antes, Aurora tiene un poco de Gina Carano y ella sería una elección ideal. Tambien me han sugerido Cynthia Rothrock en su juventud. Hoy en dia podría interpretar a su madre, por ejemplo.

7- ¿Qué canción o banda sonora le pondrías a “Esclavas de la muerte blanca”?

Algo con caña, como Hero’s Journey de Battle Beast o The Power de Manowar, por el verso que dice “this power is like fire, fire loves to burn”. Tambien “is A Good Day To Die”. Y para los momentos con Roberto… Master of The Wind. Este tema por cierto, lo recomiendo para quien necesite ánimos. La letra tiene su miga.

Cuando estaba escribiendo la historia buscaba temas con fuerza en un sentido u otro. Y eso necesitaria como banda sonora esta historia.

8- ¿Cuál ha sido el libro que más te ha impresionado a lo largo de tu vida?

Depende de la etapa de mi vida. Pero no quiero remolonear, asi que me mojaré. No es un libro en realidad, no por extensión. Pero Clavos Rojos de Robert E. Howard fue la historia que me hizo pensar “Así, Yo quiero escribir de esta manera”. A dia de hoy sigue siendo una historia en la que continuo encontrando muchas cosas para mi básicas a la hora de narrar. Y que continuo disfrutando.

9- ¿Volveremos a ver a la Dragona de Obsidiana en acción?


Eso pretendo. El año que viene lo primero que quiero escribir es algo para cumplir con un compromiso. Y después escribir la segunda de las aventuras de Aurora. Por supuesto,  pretendo que Torres del Conde vuelva a ser el escenario. Y responder no a todas (razones de espacio) pero si al menos a un par de las preguntas que he visto planteadas al respecto de la Dragona de Obsidiana y su mundo.



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Reseña Asesinato en el Orient Express





Asesinato en el Orient Express
Agatha Christie
Edicion RBA
208 páginas











     Este amarillento ejemplar que languidecía, repleto de polvo,en mi estantería y que me compré como primer número de una  colección decidí cogerlo, para leer al fin, a raíz de la nueva adaptación de la novela al cine. Fue también por el entusiasmo de una amiga llamada Montse, que le encantan las novelas de Agatha Christie, que por mi, que seguía sin llamarme la atención, pero quería leerlo antes de ir al cine. Es curioso porque las series que han echo de Poirot siempre me han atraído mucho pero nunca había tenido ganas de leer los libros de Christie. Es entonces mi primera incursión a esta famosa autora de misterio, y no me ha decepcionado. 
     La novela es un poco liosa al principio porque aparecen no pocos personajes, todos sospechosos, algunos más que otros, en un asesinato que transcurre dentro del tren. Entre los pasajeros se encuentra Poirot, uno de los más famosos detectives de su tiempo, que tendrá que descifrar el enigma sin apenas medios. A medida que vamos leyendo y pese a tantos personajes nos vamos situando en la historia que es de lectura ágil gracias a que casi todo el libro son diálogos. Me hubiera gustado algo más de descripciones para tener un poco más de visión de esa época porque realmente me he imaginado todo el libro por las series que he visto y no por las pocas descripciones que da la autora. No obstante el libro es muy ameno y le doy un 4 sobre 5.


martes, 5 de diciembre de 2017

El geko de piedra 9

     
Olivia se sentó mientras su madre se paseaba inquieta por la sala de estar. Fuera seguía lloviendo, pero parecía que arreciaba. Era la primera vez que veía a Leonor tan nerviosa y no vaticinaba nada bueno. Pero no entendía el motivo porque era un simple anillo de madera que se había quedado encajado en su dedo pudiera ponerla así. Su madre se acercó hasta el cuadro del geko y presionó una flor tallada que tenía el marco en el lado derecho, de inmediato se escuchó el ruido de un intrincado mecanismo interno y el cuadro se abrió de lado para mostrar un hueco vacío en la pared. Olivia miró sorprendida como su madre cogía un libro de dentro y se acercaba hasta ella para enseñárselo. La portada del libro tenía relieves geométricos que se entremezclaban entre ellos formando miles de círculos, en el centro del mismo una minúscula gema de color verde brillaba.


- Es el libro del Geko De Piedra.- exclamó su madre observando la reacción de Olivia.


Olivia lo abrió intrigada y se encontró con una extraña escritura que no conocía.

- No entiendo nada, mamá- dijo sin entender qué quería que viera entre tanto garabato

- Lo entenderás. Pero quiero que mires las últimas páginas- Olivia le dio la vuelta al libro y lo abrió desde el final. Tenía una fina caligrafía inclinada.

     Hola Olivia,
     Si estás leyendo esto quiere decir que has encontrado el anillo del geko y tu madre estará muy  enfadada, pero no de ti sino de mi.
     Estás a punto de embarcarte en algo que no esperabas y que Leonor tanto temía. El anillo forma parte de una tecnología muy superior a la conocida en este mundo. Se que has pensado que parecía magia cuando el anillo de ha enganchado de tal forma en tu dedo que no hay forma de que se pueda quitar. No es magia, ni mucho menos.No lo sigas intentando porque no podrás quitártelo. Ellos ya saben que se anillo ha vuelto a activar con lo cual querrán recuperarlo y para que ellos no te encuentren tienes que marcharte hacia las personas que ellos más temen y que te ayudarán a desactivarlo. Se que pensarás que es una maldición y que ha sido mala suerte el que encontraras el anillo, pero has de saber que el geko ha querido que lo encontraras por algún motivo que aún se escapa a tu entendimiento. Yo ya imaginé que te escogería y por eso he escrito estas palabras. Quiero desearte mucha suerte y no tengas miedo a los cambios, seguro que son para bien. 
   Cuando lo desees el anillo se activará por tu voluntad y te llevará hacía otro lugar. Ahora te has convertido en una viajera y tendrás que encontrar a los Domadores del Viento. Tu madre te seguirá explicando.
    Mucha fuerza, querida biznieta
   

  

Olivia levantó la cabeza del libro sin dar crédito a lo que acababa de leer. Su madre se había sentado frente a ella, expectante.

- ¿Domadores del Viento? ¿Tecnología superior a la nuestra? ¿De qué está hablando tu abuela? Es broma ¿verdad?- dijo mirando el anillo.

- Ojalá fuera broma, hija. Tendrás que hacer una mochila con ropa de recambio y algunos utensilios que te daré.

- ¿Mamá? No es posible que estés pensando que nos vamos a ir de viaje- Olivia se levantó se golpe y volvió a intentar quitarse en anillo del dedo, cosa que fue imposible.

- Claro que no, tienes que ir tu sola. A mi no me dejará pasar.- suspiró Leonor.

- ¿Que no te dejará pasar? No entiendo nada.- Olivia seguía mirando a su madre pensando que se había vuelto loca. ¿Tenía que irse de viaje? ¿dónde?

- Será mejor que comamos y así nos calmaremos un poco. Ven, vamos a la cocina. Creo que el estofado tiene que estar listo ya y además es mejor que comas algo caliente antes de partir.

    Olivia siguió a su madre dejando el libro de la abuela sobre los cojines bajo la ventana y la acompañó hasta la cocina. Ambas, en silencio, prepararon la mesa y su madre puso el cazo del estofado sobre una tabla también en la mesa. Su madre le debía unas cuantas explicaciones y pensó que no le gustaría lo que iba a decirle



- Por donde empiezo...- dijo Leonor- mis abuelos no vinieron exactamente de Inglaterra, sino de otro lugar más lejano, para ser exactos son nativos de un desierto llamado Eshedam, o desierto rojo.

- ¿Del desierto? ¿Y donde está ese desierto?

- Digamos que no está en la Tierra.- A Olivia se le cayó la cuchara del estofado en el plato lo que provocó que salpicara todo el caldo fuera del plato.

- Ya sabes que me gustan los libros de ciencia ficción así que sin bromas.- exclamó Olivia mientras limpiaba las salpicaduras con una servilleta de papel. Su madre le estaba tomando el pelo y ella estaba tan concentrada en la historia que quería escuchar desde hacía tanto tiempo que por un segundo creyó lo que le estaba diciendo.

     De repente sonó el timbre de la entrada y Leonor de levantó de la silla para abrir la puerta mientras Olivia se quedaba quieta en la mesa. Escuchó como la puerta de la entrada se abría y su madre hablaba con alguien pero no reconoció la voz, y de repente apareció en la puerta de la cocina su madre con Diego, el hijo del librero.

Olivia frunció el ceño preguntándose qué diantres hacía aquel chico allí.

- Viene a traernos un panfleto con las novedades que saldrán estos días en la libreria, por si nos interesa. Me ha dicho que tenía que hablar contigo.

- ¿Conmigo?- dijo Olivia mirando al chico.

- Id a la sala de estar, luego seguimos charlando.- Olivia asintió y se levantó de la mesa enfadada por la intromisión en plena conversación.

Diego siguió a Olivia y cuando llegaron hasta la sala el chico se quedó sin saber bien qué decir.

- ¿ Y bien? Fuiste tú el que me envió un mensaje al móvil ¿no?

- Si, fui yo. Toma- dijo dándole el panfleto de la librería. Olivia extendió también la mano y tocó el panfleto al mismo tiempo que uno de sus dedos rozaban los del chico, fue el momento en el que el anillo vibró y Olivia miró al geko sorprendida. Los ojos del geko brillaron y pareció que levantaba la cabeza mirándola, como si esperara a que ella diera el siguiente paso.

- ¡Mamá!- gritó Olivia asustada. Un remolino negro comenzó a formarse en el medio de la sala levantando un viento que se fue tornando cada vez más fuerte.Devil, que hasta ese momento ha había permanecido en una esquina adormilado, se levantó y  comenzó a ladrar de forma descontrolada. Leonor llegó a la puerta de la sala y miró la escena asustada. El momento que más temía al haber venido a Coralia se hacía realidad.

- Mierda- exclamó Leonor mientras corría en dirección al libro. El remolino cambió su forma y la bruma negra formó un gran círculo. Olivia se quedó hipnotizada viendo como el humo negro se movía sin control y el centro del mismo cambió y se convirtió en una pantalla plana negra. Leonor le acercó la piedra verde que había estado incrustada en el libro y se la dio cerrando sus manos sobre ella.

- Piensa en el desierto rojo- dijo Leonor mirándola a los ojos.

- ¿Pero sino he visto nunca ese desierto? ¿como puedo visualizarlo?- la negrura del remolino cambió y comenzó a formarse lo que parecía un paisaje verde  y Olivia sintió como su cuerpo se movía sin quererlo. Intentó agarrar a su madre pero ella le dio un abrazo y un beso, y la soltó.

- Cuídate. Y tranquila si no aciertas a la primera, seguro que podrás dominar los saltos- gritó mirando como Diego también era absorbido por el remolino. El muchacho intentó resistirse y se agarró a uno de los sillones para evitarlo pero el cuerpo de Devil chocó contra el suyo con tanta fuerza que se soltó y fue  arrastrado también. Los tres se vieron tragados por el remolino. Lo último que vio Olivia fue a su madre mientras lloraba en la sala de estar.





domingo, 3 de diciembre de 2017

Lecturas de noviembre




 

     Este mes ha sido un mes flojillo de lecturas. Primero estuve bastante chafada con un constipado que aún sigo arrastrando y el segundo tema fue que me enganché a una serie que me tuvo absorvida unos cuantos días: WestWorld. También va bien descansar un poco de leer.




Sueños de piedra
     
     La historia transcurre en Marabilia, en concreto en la ciudad de Silfos. Una joven prostituta, llamada Lynne, harta de las vejaciones diarias de su profesión decide acabar con esa vida y huye de la ciudad. Durante el camino conoce a Arthmael, un joven príncipe que ve peligrar su corona a manos de un hermanastro con mayor capacidad para llevar el reino. Ambos protagonistas, junto a un aprendiz de mago irán en busca de sus propias aspiraciones para conseguir lo que más desean en la vida.

4 sobre 5


El renacer de la concubina del demonio

     Asja de Nadasdy es una poderosa bruja capaz de dominar la magia de sangre. Sin embargo, desde que lograra sobrevivir a su último intento de ejecución hace más de medio siglo, es una criatura débil y dolorida, que necesita absorber la juventud ajena para subsistir. Su única oportunidad de recuperar la gloria pasada es realizar un ritual que le permita trasladar su alma al cuerpo de una descendiente. Cuando la hechicera asesina a un profesor universitario que la ha ayudado a traducir un viejo pergamino, descubre que este ha enviado una carta narrando detalles de su último trabajo a una antigua alumna suya: Elisabeth O´Hara. Los siervos de Asja logran robar la carta antes de que la joven pueda leerla, pero uno de ellos, un homúnculo creado por la bruja, es destruido por Elisabeth, quien dista de ser una simple detective privada de Los Ángeles y antigua universitaria. Liz es la heredera de un linaje de cazadores de monstruos, y viajará a Nueva York con la intención de averiguar quién asesinó a su antiguo maestro. Mientras Asja se prepara para secuestrar a su presa y alcanzar su resurrección, Elisabeth irá descubriendo poco a poco cuáles son los planes de la hechicera y su verdadera identidad con ayuda del inspector Flynn. Aunque tal vez no logren llegar a tiempo para detener a la bruja. Se acerca la noche de Walpurgis, un momento en que las fronteras entre mundos se difuminan y las fuerzas de la Oscuridad pueden bendecir a sus seguidores.

5 sobre 5


Siega

     Antes, las personas morían por causas naturales. Existían asesinos invisibles llamados enfermedades, el envejecimiento era irreversible y se producían accidentes de los que no se podía regresar.
Ahora, todo eso ha quedado atrás y sólo perdura una verdad muy simple: la gente tiene que morir.
Y esa es la tarea de los segadores. Porque en un futuro donde la humanidad controla la muerte ¿quien decide cuándo y cómo sembrarla?
Citra y Rowan acaban de ser seleccionados como aprendices de segadores ¿su objetivo? Superar las pruebas de su mentor, sean las que sean.
Aunque en el proceso renuncien a todo lo que les hace humanos.

5 sobre 5 


Estirant el fil escarlata

    Por culpa de una lesión Mireia se ve medio enclaustrada en casa y decide aceptar el encargo de un señor llamado Robert Spark para que le escriba sus vivencias de unos viajes en el tiempo a la Inglaterra victoriana.

4 de 5


Y este mes hubo un libro que no pude terminar, porque me aburrió bastante. Personalmente a mi. No quita el echo de que a otras personas les pueda gustar.





viernes, 1 de diciembre de 2017

Reseña Estirant el fil escarlata






Estirant el fil escarlata
Montserrat Galícia
Editorial Pagés Editors
176 páginas
15 euros
XVI Premi de Narrativa de Ciència-ficció Manuel de Pedrolo,  Ciutat de Mataró, 2016








ANTES DE LEER EL LIBRO
 
     Entré el otro día en la biblioteca y miré las novedades de los libros que habían traído este mes pero ninguno me llamó la atención. Las portadas no me decía nada y tampoco ahondé mucho en la sinopsis de los libros expuestos. Decidí entonces coger una tercera parte que venía tiempo queriendo leer y me topé con la bibliotecaria. Ella, que conoce mis gustos me preguntó si había algo que me gustase en novedades porque había visto varios que sí. Yo le dije que ninguno me llamaba la atención. Me acompañó a revisar los que habían y para sorpresa mía encontró dos de ciencia ficción que parecían interesantes. Realmente en casa ya tengo unos cuantos para leer y voy a la biblioteca por inercia, ya que el gim está en frente y para hacer tiempo me meto, pues aquel día salí con tres nuevos libros. El primero de ellos es éste de ciencia ficción ganador del Premi de Narrativa de Ciència-ficció Manuel de Pedrolo, Ciutat de Mataró, 2016.


OPINIÓN

    Por culpa de una lesión Mireia se ve medio enclaustrada en casa y decide aceptar el encargo de un señor llamado Robert Spark para que le escriba sus vivencias de unos viajes en el tiempo a la Inglaterra victoriana.
    La historia está escrita en primera persona por Mireia y luego en tercera persona por Robert cuando le relata su historia. Con una prosa sencilla y que se hace amena ni nada engalanada con extensas descripciones, la autora nos adentra en el mundo de la Inglaterra del siglo XIX, y de su mano conocemos a varios personajes famosos que se relacionan con el protagonista durante sus visitas al pasado, como Arthur Conan Doyle cuando escribió su primera historia Estudio en escarlata de Sherlock Holmes. También nos adentramos en la vida familiar de Robert y de sus antepasados, de cómo vivían y pensaban en aquella época.
    Está calificarla de ciencia ficción no creo que sea acertado, yo me decantaría más por la fantasía. Como me dijo el otro día Edgar Cotes i Argelich ( autor de  Els híbrids encara més minvants) en Twitter, esta novela está más enfocada a la fantasía histórica, y estuve de acuerdo con él
    He disfrutado con este primer libro que leo de la autora y le doy en mi valoración personal un 4 sobre 5, me ha gustado.
   
     


Montserrat Galícia (Cornellà de Llobregat, 29 de junio de 1947) es una profesora y escritora catalana.


martes, 28 de noviembre de 2017

Reseña Siega





Siega
Neal Shusterman
Nocturna Ediciones
525 páginas
17 euros










Resumen:

     Antes, las personas morían por causas naturales. Existían asesinos invisibles llamados enfermedades, el envejecimiento era irreversible y se producían accidentes de los que no se podía regresar.
    Ahora, todo eso ha quedado atrás y sólo perdura una verdad muy simple: la gente tiene que morir.
     Y esa es la tarea de los segadores. Porque en un futuro donde la humanidad controla la muerte ¿quien decide cuándo y cómo sembrarla?
    Citra y Rowan acaban de ser seleccionados como aprendices de segadores ¿su objetivo? Superar las pruebas de su mentor, sean las que sean.
     Aunque en el proceso renuncien a todo lo que les hace humanos.


Opinión:

     Este era un libro que llevaba tiempo queriendo leer y que me compré casi el mismo día que salió. Y no me ha decepcionando, me ha impresionado bastante y no es un libro juvenil, ni mucho menos. Después de leerlo entiendo porqué no estaba en la sección juvenil de la librería sino en adultos.
     La  distopia que el autor nos dibuja en una sociedad donde las enfermedades y la vejez no existen plantea una premisa intrigante y que nos llena de preguntas mientras vamos leyendo sus páginas. ¿Que pasaría si en nuestra sociedad se diera el caso de forma real? ¿Seríamos capaces de crear una nueva profesión para acabar con la superpoblación en el mundo? ¿Se podría otorgar tanto poder a unas personas? Es algo un tanto inverosímil pero ¿como haríamos para controlar una sociedad tan grande?  Estas y otras tantas preguntas se me han ido formulando en la cabeza mientras leía el libro. No es una novela en la que disfrutas su historia y cuando terminas su páginas ya está sino que  es un libro que te llena de preguntas y da pie a plantear muchas lineas de discusión. Por ese motivo es un libro muy especial y que sería interesante plantear de hacer una lectura conjunta con él.
     Y no sólo estamos hablando de las repercusiones morales que implica dar poder a una serie de personas sino que además plantea el echo del abuso de poder en alguno de ellos,  y la filosofía de criba de cada uno de ellos. Los segadores son una especie de secta, intocables y llenos de poder. Da escalofríos.

No somos los mismos seres que éramos. Entonces, si ya no somos humanos, ¿Que somos? Diario de criba de la H.S.Curie

   La historia está llevada básicamente por dos protagonistas, Citra y Rowan,  ambos muchachos son aprendices para segadores y ellos nos van mostrando todo este mundo a través de sus ojos. Vemos la iniciación de ambos aprendices para formar parte de los intocables segadores y comprendemos la necesidad de ellos en la sociedad pero a la vez la frialdad con que parece que hagan su trabajo algunos.   A través de los ojos de dos adolescentes descubrirnos secretos que están vetados al resto de la sociedad. 
     Me gustan los protagonistas y sus secundarios, están bien desarrollados. Mi preferido, sin duda es Citra porque es un personaje lleno de fuerza y sabiduría.

    " Las imágenes de los segadores que había visto en el cónclave se le aparecían hasta en el más leve atisbo de sueño y la despertaban de golpe. Los sabios, los intrigantes, los compasivos y aquellos a los que, al parecer, no les importaba nada.Una tarea tan delicada como podar a la raza humana no debería depender de las peculiaridades del carácter de cada uno. Se suponía que los segadores estaban por encima de las vilezas, igual que estaban por encima de las ley"

Mi valoración personal es de un 5 sobre 5. Recomiendo. Es una de las mejores lecturas que he tenido este 2017 y espero con ansias su segunda parte.

    Sobre la portada parece que se ha conservado la original en distintos países menos con ésta que acabo de encontrar y que impresiona también bastante.


Y éste es el book trailer de la primera parte:






Neal Shusterman (Nueva York, 1962) es un autor superventas de más de treinta libros para lectores jóvenes y adultos, entre los que destacan Desconexión, la trilogía Everlost y El abismo. Tras ganas con este último el Premio Nacional de Literatura Juvenil, ha iniciado con Siega (Nocturna, 2017) la trilogía El arco de la Guadaña, que no sólo ha obtenido la nota más alta en cinco de las ocho revistas literarias más importantes de EEUU, sino que se va a publicar en una decena de idiomas, ha entrad en la lista de best sellers del New York Times y Universal ha comprado sus derechos cinematográficos.





sábado, 25 de noviembre de 2017

Reseña El renacer de la concubina del demonio





El renacer de la concubina del demonio
Ana Morán Infiesta
Wave Editorial
322 páginas
12,33 papel
2,99 ebook
Link de compra








Resumen: 

        Asja de Nadasdy es una poderosa bruja capaz de dominar la magia de sangre. Sin embargo, desde que lograra sobrevivir a su último intento de ejecución hace más de medio siglo, es una criatura débil y dolorida, que necesita absorber la juventud ajena para subsistir. Su única oportunidad de recuperar la gloria pasada es realizar un ritual que le permita trasladar su alma al cuerpo de una descendiente. Cuando la hechicera asesina a un profesor universitario que la ha ayudado a traducir un viejo pergamino, descubre que este ha enviado una carta narrando detalles de su último trabajo a una antigua alumna suya: Elisabeth O´Hara. Los siervos de Asja logran robar la carta antes de que la joven pueda leerla, pero uno de ellos, un homúnculo creado por la bruja, es destruido por Elisabeth, quien dista de ser una simple detective privada de Los Ángeles y antigua universitaria. Liz es la heredera de un linaje de cazadores de monstruos, y viajará a Nueva York con la intención de averiguar quién asesinó a su antiguo maestro. Mientras Asja se prepara para secuestrar a su presa y alcanzar su resurrección, Elisabeth irá descubriendo poco a poco cuáles son los planes de la hechicera y su verdadera identidad con ayuda del inspector Flynn. Aunque tal vez no logren llegar a tiempo para detener a la bruja. Se acerca la noche de Walpurgis, un momento en que las fronteras entre mundos se difuminan y las fuerzas de la Oscuridad pueden bendecir a sus seguidores.


Opinión:

Fragmento:

     "Faltaba menos de una semana para la llegada de la primavera, pero Nueva York no parecía haberse enterado de la noticia. A lo largo de los últimos días la ciudad había estado asediada por una llovizna suave aunque pertinaz, que se transformaba en una cortina de niebla a la altura de la bahía, especialmente en las cercanías de los muelles del Hudson. Con semejantes aliados el relente nocturno se transformaba en un cuchillo de hielo dispuesto a perforar poco a poco la carne hasta hundirse en el hueso."


       Wave Editorial en esta cuarta entrega me ha vuelto a demostrar que sus libros me gustan mucho porque mezcla lo cotidiano con lo fantástico, y esa unión entre ambos géneros crea cosas muy interesantes. Con la Concubina del demonio la nueva incorporación a la editorial, Ana Morán Infiesta, nos muestra una novela detectivesca  con seres sobrenaturales que siembran el terror en la Nueva York de los años cuarenta. La cazadora de monstruos, Liz O'Hara es la encargada de barrer las calles de estas extrañas criaturas que amenazan toda la ciudad. En sus primeras páginas la detective, junto a una compañera llamada Mei Kuang, va a la caza de un jiangshi, un vampiro ,en la ciudad de San Francisco. Nos deleitamos con en enfrentamiento de ambas mujeres contra el ser que intenta matarlas con unas descripciones de lucha excelentes. Con este trepidante inicio de novela la autora nos adentra en este mundo de los años cuarenta, con una buena ambientación y  un inicio de historia trepidante. Más adelante descubrimos a una poderosa hechicera llamada Arja emergida  de su tumba  y convertida en una especie de súcubo y acompañada por su fiel homúnculo que sembrará el terror en las calles de Nueva York y a la que Liz tendrá que dar caza. Una historia de la eterna lucha entre el bien y el mal, llevados por unos carismáticos personajes llenos de fuerza que harán las delicias del lector.

Fragmento:
    " El ser se giró, alertado por el brillo de la linterna. Fue un instante que se dilató como si de una hora se tratase. La criatura, enmudecida, se desentendió de la puerta y fijó la mirada en las cazadoras. El índice de Liz acarició el gatillo de la Smith and Wesson. Mei Kuang contenía la respiración; poco a poco, iban extrayendo una de sus puntas. "

   
     Si bien puedo sentir que Liz  y Arja son protagonistas yo creo que la autora ha dado más relevancia a las escenas de Arja que de Liz porque cuando vemos a la hechicera notamos que está más desarrollada y tiene una personalidad más atrayente que la cazadora. Cuando leemos un libro siempre nos solemos decantar por un personaje u otro y por mi parte suelen ser los "buenos" de la historia los que elijo, pero en este caso me ha costado  elegir a una u  otra. Se que la hechicera es mala y se que las cosas que hacen son horrendas pero tiene una personalidad fascinante y muy seductora que he llegado a plantearme si prefería que ganara el mal al bien en esta historia.

    Otra parte que me ha gustado muchísimo ha sido el guiño a la famosa película de Rebecca de Alfred Hitchcock que se estrenó en los años 40.

     El libro está escrito en tercera persona con una prosa excelente, cambiando entre la historia de Arja y Liz hasta que sus caminos de cruzan.

     Me han gustado sus personajes, me han gustado los escenarios, me ha gustado la historia que está muy bien llevada y una magnífica prosa. Puedo decir que mi valoración personal es de un 5 sobre 5. Y me gustaría volver a ver a Liz en acción más adelante. :)

    Recomiendo.


     En mi lista de blogs favoritos podréis encontrar  el de la autora: Historias desde la cueva, por si os interesa seguir su blog tambien. 


Ana Morán Infiesta (Gijón, 1981)

      Es una alquimista literaria con una marcada tendencia a torturar y matar personajes. Ha publicado
novelas cortas con editoriales como Pulpture, Dlorean o Ronin Literario y participado en diversas antologías de género fantástico.
 Ha cultivado el terror, la ciencia ficción, el steampunk, el weird west, y la fantasía, sobre todo en su vertiente de espada y brujería.

Forma parte del equipo de Action Tales, donde desarrolla dos series periódicas dentro de la línea Encrucijada: La Sombra y Olimpo Renacido, y es una de las cuatro fundadoras del blog literario El vals de la araña.


domingo, 19 de noviembre de 2017

Black Friday en Casa del Libro 2017



     Recomendar libros en una de mis reseñas siempre es un placer porque me gusta compartir, con todos vosotros, los libros que más me han gustado a lo largo de estos meses de lectura. Y si tenéis el aliciente de los descuentos que hace Casa del Libro para el mes del Black Friday os animaré más a haceros con un ejemplar estos días, ya sea para vosotros o para regalar.
     Para mi ha sido una tarea complicada el elegir tan poquitos para esta entrada porque podría poner unos cuantos más, pero al final me he decantado por los mejores que he leído este año 2017

    
     Mi primera recomendación sería La quinta estación de N.K.Jemisin, que ha sido para mi, hasta el momento, el mejor libro que he leído este año. Mi valoración es un 5 sobre 5 porque es un libro que innova en el plano de la fantasía. Transcurre en una tierra llamada La Quietud , un continente grande en el que se encuentran distintas poblaciones, la ciudad más antigua y grande se llama Yumenes. La historia está llevada en segunda persona por tres mujeres. Gracias a ellas vamos viendo lo que la autora nos quiere enseñar; una tierra inhóspita, llena de peligrosos fenómenos geológicos que sacuden el mundo.




La quinta estación (Trilogía de la tierra fragmentada Vol.1)
N.K. Jemisin
Editorial Nova
Traducción de David Tejera Expósito
445 páginas
Premio Hugo 2016 a la mejor novela



     El segundo libro  se lo doy a El despertar del leviatán de James S.A. Corey, porque es una Space Opera llena de aventuras y acción y además crea adicción al leerlo.   Para mi ha sido la primera novela de ese género. La historia está centrada en un grupo de personal a cual más dispar que se ven inmersos en las disputas entre las colonias humanas en el  Sistema Solar: Marte, la Luna, el cinturón de asteroides. Conocemos y nos encariñamos con este grupo encabezado por James Holder. Es también el libro en el que se basa la serie llamada The Expanse. Y junto a esta segunda recomendación doy también mi tercera llamada La guerra de Calibán porque es la segunda parte de El despertar del leviatán, digna sucesora de su primera parte.

El despertar del leviatán y La guerra de Calibán 
James S.A. Corey
Editorial Nova
608 páginas y 640 páginas respectivamente


     


     Vamos a por mi cuarta recomendación. Para los que les gusta los libros de suspense y que te dejan el corazón palpitando recomiendo Vienen cuando hace frío de Carlos Sisi porque es una novel que me dejó los pelos de punta mientras la leía y que es perfecta para esas noches que te puedes arrebujar bajo la manta en el sofá, cuando todos están dormidos en casa. Así la disfrutarás más. La  historia está llevada por Joe Harper que huye de la gran ciudad al perder su empleo y se va a vivir a una cabaña en el bosque que perteneció a su familia. Allí descubre que no está tan solo como creía.

Vienen cuando hace frío
Carlos Sisí
Editorial Insolita
320 páginas
Link Vienen cuando hace frío.







     Y mi última recomendación leída se la doy para Siega de Neal Shusterman porque crea una utopía intrigante donde la sociedad ya no muere por enfermedades ni envejecimiento, y para acabar con la superpoblación se crea una profesión llamada segadores, que son los encargados que matar a las personas y así que haya un equilibrio que la naturaleza les ha denegado.



Siega
Neal Shusterman
Editorial Nocturna
525 páginas
Link Siega






      Y por mi parte estas serían mis recomendaciones de esta temporada de lecturas, pero además os anoto varios libros más que me compraré para mi estos días y así aprovecho yo también. 

Paradox 13 de Keigo Higashino,  Link Paradox 13
ARTEMISA de Andy Weir Link ARTEMISA
La ciudad de las sombras de Victoria Álvarez  Link La ciudad (para mi hija, que también hay que pensar en los peques)
Nieve en marte de Pablo Tebar Link Nieve en marte





jueves, 16 de noviembre de 2017

El geko de piedra 8

     
Leonor subió escaleras arriba seguida de Devil y se metieron en la habitación donde había dormido la noche anterior. Era un cuarto grande, con una cama de metro veinte y un edredón beig de finas flores de distintos colores que enredaban sus tallos entre ellas formando graciosos arabescos. Un gran arcón de madera tallada se encontraba a los pies de la cama  y lo seguía una alfombra fina de color carmesí. Su madre nunca había sido amiga de las alfombras porque decía que no eran muy higiénicas. A Olivia le gustaba ir descalza por su cuarto pero en invierno los azulejos del piso eran muy fríos que por mucho que se pusiera calcetines gruesos siempre tenía los pies helados, le hubiera gustado tener una gran alfombra.Había insistido miles de veces a su madre para que cambiara de opinión, cosa que nunca consiguió. El cuarto tenía también un sillón que estaba junto a una ventana que daba a la parte de atrás de la casa y que tenía unas vistas magníficas hacia el mar. ¿Vendería su madre la casa? Era impresionante y también sabía que se pagaría una buena suma por ella pero ¿quien podía desprenderse de algo así? Era el refugio perfecto para un escritor que quisiera aislarse del mundo y para pasar unas buenas vacaciones también. Olivia miró por la ventana. Seguía lloviendo. Se acercó hasta la mesita de noche y cogió el móvil, le quitó el cargador y se sentó en la mullida cama. La pantalla principal tenía los iconos básicos, wassap, llamada, agenda, y para sorpresa de Olivia vio que tenía también Twitter. ¿Su abuela tenía Twitter? No podía ser. Le dio al icono del pájaro blanco sobre fondo azul y apareció su cuenta principal. Reconocí enseguida la foto de perfil: una concha marina sobre la arena.
- ¿Mi abuela era @Akha...? - Olivia conocía perfectamente esa cuenta porque había hablado muchas veces con ella. Era una de las cuentas de las que más cariño le tenía. ¿Todas las fotos que mandaba de la playa era de allí? Ahora sí que se había quedado sin palabras. Hacía más de cinco años que tenía cuenta en esa red social y la tenía como una adicción de la que había intentando deshacerse, sin éxito. Entendía ahora ciertas cosas que Akha le había contando, como los paseos por su playa particular, su perro,... ¡su perro! ¿Devil?
- Así que tu eres el perro de Akha- exclamó sorprendida. Acarició la cabeza de Devil aún sin acabar de creérselo.- siguió mirando un poco más el móvil aunque se sintió algo intrusa. Era algo personal y sabía que no debía de hacerlo. Dejó sobre la mesita el móvil de nuevo y decidió volver a bajar a la cocina para seguir ayudando a su madre. No le iba a contar nada del móvil ¿para qué? A su madre no le gustaban las redes sociales y usaba su móvil para llamar y poco más. Pero se quedó intrigada por saber quien le había dado la información de que su cuenta de Twitter era aquella, seguro que su abuela sabía que hablaba con su biznieta. ¡Cuánto le hubiera gustado conocer a su abuela en persona!
    El olor a estofado inundó toda la parte de abajo de la casa. Antes de entrar a la cocina escuchó como su madre tarareaba una canción y eso significaba que estaba a gusto cocinando. La encontró preparando una ensalada.
- ¿Te ayudo?- exclamó Olivia sonriendo.
- No hace falta, ya está casi todo listo. El estofado necesita tiempo para que se haga así que no hay nada más que podamos hacer. Ve, si quieres, a la sala de estar a leer un rato.
- Vale, mamá- Olivia hizo caso a su madre y se marchó al comedor. Allí era donde había dejado también su libro nuevo. Lo cogió y se colocó en los cojines bajo la ventana. Abrió su libro y comenzó a leer. Al poco rato de empezar sus páginas un pequeño ruido le hizo levantar la vista, parecía provenir de la estantería. Se levantó para acercarse al lugar donde venía el ruido pero no vio mas que libros. Acercó el oído, era un pitido suave y se percató de que había uno de los libros que estaba puesto al revés. Lo cogió para darle la vuelta, era Viaje al centro de la tierra de Julio Verne, y cuando lo fue a colocar de nuevo dándole la vuelta se dio cuenta de que en el fondo del hueco había un anillo. En cuanto tocó el anillo el ruido se paró, colocó el libro en su sitio, esta vez bien puesto y se acercó a la ventana para mirar con mayor detenimiento su descubrimiento.
     El anillo era negro y tenía forma de salamandra mordiéndose la cola. No sabía de qué material estaba echo, seguramente madera teñida porque apenas pesaba  y su superficie era áspera. Se lo colocó en el dedo anular pero el anillo era demasiado pequeño, justo antes de quitarse el anillo vibró y se deslizó solo a su dedo. Asustada Olivia intentó quitárselo pero el anillo no se movió, parecía que se había ajustado tanto que era imposible moverlo hacia fuera. Se fue corriendo hasta el lavabo que había en la parte de abajo y se echó jabón encima para intentar deslizarlo más fácil, pero por mucho que echó jabón el anillo seguía sin moverse apenas.
- ¡Mierda!- exclamó mientras seguía echándose jabón e intentaba moverlo hacia afuera.
- ¿Qué te pasa Olivia?- su  madre asomó la cabeza por la puerta del lavabo al escuchar las maldiciones que estaba gritando su hija.
- Me he encontrado ésto.- dijo mostrándole el anillo en el dedo
- Noooo- gritó su madre con cara de espanto al ver el anillo en el dedo de su hija. Se abalanzó hasta cogerle la mano a su hija para mirar más de cerca del anillo. .- mierda, mierda, mierda....
    Olivia se quedó helada al ver como su madre se asustaba ante la visión del anillo. Leonor intentó ayudar a quitarse el anillo pero fue imposible.
- ¿Qué pasa mamá?
- Está sellado. No se podrá mover hasta que....mierda, mierda.- gritó su madre.- ¿Porqué tenías que ponértelo? Ahora vendrán a reclamarte.

sábado, 11 de noviembre de 2017

El geko de piedra 7

     
Olivia salió de la librería junto a su madre. Llevaba sus dos adquisiciones nuevas, el libro y una bolsa con el logo de la librería de tela que apenas le había costado dinero. Estaba contenta pese a encontrarse en un lugar nuevo. Salieron de entre las casas blancas pintadas con cal y se acercaron hasta la balaustrada donde una buganvilia rosada se enredaba entre los barrotes forjados con bonitas filigranas.
- Me encanta este sitio, mamá. Es precioso
  La vista desde allí, que ya había visto Olivia antes de entrar a la tienda, era magnífica. Una parte pequeña del pueblo de hallaba sobre una colina que se adentraba en el mar, rodeada de grandes peñascos puntiagudos. En lo más empinado de la torre había un pequeño faro que se alzaba sobre los tejados de las casa y que por la noche evitaba que las embarcaciones se acercaran demasiado. Era la zona más antigua de Coralia. Olivia miró a su madre sin creer que pudiera haber dejado de venir a este sitio tan increíble.
- Lo se. Hace tanto tiempo que no vengo que me había olvidado de su belleza.
- ¿Porqué has tardado tanto en venir?- le intrigaba el echo de que Leonor no hubiera pisado aquel rincón tan especial de desde hacía tantos años, y que apenas mencionara a unos abuelos.
- Otro día te cuento la historia. No es el momento.- Olivia miró hacia la lontananza y pareció que se perdía en ella. Tenían que decirse algunas cosas pero su madre parecía reacia a enfrentarse a su pasado. ¿Tan terrible fueron los sucesos de su adolescencia que hicieron que no volviera a Coralia?. Quizás sería bueno que ella misma indagara en el pasado de su madre hablando con la gente del pueblo, pero claro, ella tampoco los conocía y no sabía si podría encontrar a la gente adecuada y además hacerse amigos de ellos para que le contaran según que cosas. Ella misma no era muy versada en  socializar así que era poco probable que sacara información de ese modo, pero ¿Y Pepa? Quizás era una buena opción.
    Olivia miró hacia el cielo donde unas nubes lejanas amenazaban tormenta que con el contraste del cielo azul y la playa parecían estar sacadas de una acuarela bien pincelada. Las pequeñas embarcaciones de vela que navegaban cerca de la playa representaban una de las fuentes de ingreso de los aldeanos. El turismo era una bendición para los que allí vivían que durante años se habían dedicado a la pesca pero que ahora era imposible competir con los grandes mercantes que se adentraban en el mar y pescaban toneladas de género. Era lo que le había contado Leonor a su hija. Olivia bajó la vista y vio como las sombrillas daban un toque de color sobre la gruesa arena de la playa y podían escucharse las voces de los niños gritando y riendo. No estaban a gran altura pero sí lo suficiente para apreciar en contorno de la costa y ver hasta donde acababa la playa.
Leonor abrazó a su hija por los hombros y suspiró.
- Vamos a comprar. Seguro que Pepa habrá abierto ya.
     Caminaron sin prisas, deleitándose con las vistas callejeras, unos geranios por allí, una tosca puerta de madera con bonitas dibujos forjados en hierro, más buganvillas decorando algunas fachadas, un abrevadero para caballos que ahora se usaba como fuente; por todos lados donde miraras encontrabas algo fascinante, al menos a ojos de Olivia.
Llegaron hasta el colmado de Pepa y la saludaron con un efusivo hola.
- ¡ Adelante!- les dijo saliendo del mostrador. No había nadie aún en la tienda. Era temprano. Muchos salían a comprar el pan a la tahona y aprovechaban para coger el periódico y volvían a casa a desayunar. Las compras en el colmado solían dejarlas para las doce del mediodía.. Al menos ese era el ritual de los lugareños, los turistas eran menos previsibles.
Pepa dio un un beso a cada una.
- ¿Qué tal la noche en Tokay?- dijo volviendo hasta la caja para seguir colocando una partida nueva de chicles.
- Silenciosa- exclamó Leonor mientras cogía un carrito con ruedas de la entrada.
     El teléfono sonó entonces y mientras Pepa atendía la llamada Leonor y Olivia entraron dentro de la tienda. Fue una compra algo más minuciosa que el día anterior. Era necesario que cogieran para abastecerse durante unos cuantos días y así no tener que volver tan pronto.
     Una vez terminado se acercaron hasta la caja, donde Pepa seguía hablando por teléfono, y esperaron en silencio. Olivia consultó entonces sus mensajes en el móvil y vio que le acababa de llegar uno de Sandra, con la palabra “nerviosa”. Olivia sonrió y tecleó “tila” junto a un emoticón de burla. Volvió a guardar en móvil en el mismo momento en el que Pepa colgaba el suyo.
     Pepa dejó el móvil debajo del mostrador y comenzó a pasar los productos por el escaner.
- ¿ No vas a ver a tu primo?
- ¿Primo?- exclamó Oliva sorprendida.
-Si, es el hijo del amigo del abuelo de Leonor. 
- ¿Cómo puede ser mi primo el hijo del amigo de mi abuelo?
- El amigo de tu abuelo se casó con la hermana de Blanca así que son medio primos
- Dejad las bolsas aquí un rato, yo pongo lo fresco en la nevera de atrás e id a verlos. Luego venid a recoger la compra.Con tanto turista el pub sirve ahora desayunos en la terraza así que seguro que está abierto ya. Hay que aprovechar que tenemos tanta gente por estas fechas. A los que vivimos aquí toda la vida nos molesta tanta gente por la calle pero nos aporta mucho beneficios así que nos aguantamos.
- Pues no es mala idea, si no te importa- Leonor le pasó la tarjeta de crédito y Pepa la pasó por el datáfono.
- En absoluto.
- Id a ver a Héctor, aunque no se si te reconocerá. Sigue llevando el pub de su padre junto a su hijo David.
    Leonor y Olivia salieron de la tienda y caminaron por las calles empedradas hasta llegar al pequeño puerto donde las embarcaciones amarradas se mecían suaves sobre la superficie del Mediterráneo.
- No sabía que tuvieras un primo- le dijo Olivia sorprendida.
- Medio primo.- sonrió Leonor.
- Mira, allí está el pub.
     Olivia vio la entrada al estilo inglés, con molduras de madera, y una gran cristalera. El cartel ponía “ El pub de Peter”. Tenía puestas mesas también de madera en el exterior con sillas de cojines verde oliva. Con un toldo superior y dos laterales para proteger a los clientes de los vientos repentinos y tan habituales de la zona. El toldo superior lo habían colocado porque la previsión del tiempo anunciaba lluvias. Tenía un aspecto bastante pulcro y elegante. Varias mesas estaban ya ocupadas por turistas madrugadores desayunando sin prisas mientras charlaban contemplado el puerto. Un pelirrojo camarero recogía los restos de otro desayuno en otra de las mesas sobre una bandeja y luego limpiaba la mesa con un paño amarillo.
Leonor se acercó hasta él.
- ¿David?- exclamó Leonor. No estaba segura de que fuera el hijo de Lucía.
- Hola, si, soy David- el camarero la miró.
- Veo que no te acuerdas de mi.
     David volvió a mirarla, pero en esta ocasión con otros ojos. Entonces cambió su rostro por el de sorpresa alzando las cejas sorprendido.
- ¿Leni?
- Si.- sonrió algo tímida.
El abrazo que se dieron fue tan efusivo que sorprendió a Olivia, que se mantenía alejada del encuentro.
- ¡¡No puede ser!! Pero ¿cuando?¿Dónde estás? Ostras, no me lo creo. Entra, entra- dijo David haciéndola pasar dentro del local.
- Rick, ¿puedes atender tu un momento? Voy dentro.
- Claro- dijo el chico que se encontraba detrás de la barra de madera oscura.
Se sentaron en una de las mesas del fondo, donde había papeles esparcidos encima. David hizo un amasijo con ellos y los apartó a un lado.
- ¿Pero cuando has llegado?- David le cogió las manos a Leonor para acariciarlas.
- Llegamos ayer.
- Esta debe de ser tu hija Olivia.
- Si.
- Que grande está, y se parece mucho a ti- David la miró con curiosidad y Olivia se percató de que tendría los mismos años que su madre. Tenía los ojos verdes y una cara que le recordó al actor Rupert Grint. Se dijo que no estaba mal para ser una persona mayor. Su barba de varios días le daba un aspecto atractivo y se imaginó a las turistas coquetear con él. Vestía el atuendo del local, un delantal negro con el emblema del pub en medio del pecho: un árbol plateado.
- Veo que has conseguido cambiar el logo del local- dijo Leonor sonriendo.
- Si, en la única condición que le pedí a mi padre para seguir con el negocio. Él sabía que hubiera seguido con él pero mi padre cedió.
- ¡ Es el árbol de Gondor!- exclamó entonces Olivia abriendo los ojos.
- Vaya, reconoces mi árbol- dijo David mirándola divertido.
- Me encanta El señor de los anillos.
- ¿Libros o películas?- la interrogó David.
- Libros, por supuesto.- sonrió
- Me alegro que tu madre te haya inculcado buena lectura. Y ahora explícame- dijo volviendo la vista a Leonor- ¿que te trae por aquí? Hace más de veinte años que no pisas Coralia.
     Leonor le explicó a la repentina herencia de Blanca y que se estaba pensando en vender Villa Tokay, lo que David le dijo sin tapujos que él estaría interesado en comprarla. David por su parte le habló de su padre y que no andaba muy fino pero todo lo demás seguía igual por aquel rincón del mundo. Al final quedaron para salir el sábado por la noche para charlas con más tranquilidad porque ahora empezaba a llegar mucha gente y habría mucho trabajo. Como su padre no estaba con ellos estarían bastante liados y tenían mucho que contarse. Leonor y Olivia se despidieron de él con dos besos. Los de Olivia fueron rápidos pero con Leonor la cosa fue distinta. En vez de besarla en la mejilla le dio un beso en todos los labios dejando a Olivia patidifusa pero sin que Leonor se sorprendiera lo más mínimo. Se le ocurrió que igual era normal que entre primos lejanos  se dieran besos tan efusivos pero no le dijo nada a su madre.
     Cuando salieron a la calle el cielo había comenzado a oscurecer. Olía a lluvia y ambas se apresuraron a coger las cosas en el colmado de Pepa y cargarlas al coche. Para cuando se subieron al vehículo la lluvia se había intensificado.
     Leonor condujo hasta Villa Tokay y allí descargaron todas la bolsas y corriendo llegaron empapadas hasta la casa.
    Después de cambiarse de ropa y calzado lo metieron todo en la lavadora junto con la ropa del día anterior y la enchufaron. Colocaron toda la compra en su sitio y se asomaron por la ventana de la cocina. La lluvia intensificada caía con fuerza y un viento silbante amenazaba con una gran tormenta.
- No parece una simple tormenta de verano. Esto va para largo. Creo que tu paseo hasta la playa tendrá que esperar hasta mañana. No pinta bien.- exclamó Leonor sacando unas patatas de la malla que acaban de comprar.- aquí arriba suele hacer mucho viento pero cuando hay tormenta en peor, no te preocupes.
- ¿Te ayudo con las patatas?
- Claro, coje un cuchillo y pela tres. Yo prepararé la carne de cerdo para hacer un estofado.
Olivia ayudó a su madre con la comida mientras charlaban del pueblo y de las cosas que solían hacer aquí los adolescentes, pero todas se necesitaba de alguien para poder disfrutar y Olivia no tenía a nadie allí.
 Pese a lo buena pinta que tenía el puebloy la casa Olivia no quería estar mucho más en aquel rincón del mundo. Prefería estar con Sandra y sus amigos en Barcelona que pasar allí mucho más tiempo en aquel lugar. Si su madre iba a vender la casa no parecía la pena coger cariño a la zona y mucho menos a futuras amistades, pero Leonor no parecía muy dispuesta a abandonar Vila Tokay tan pronto. Parecía que quería estar más tiempo del que en un principio le había dicho. Si hubiera decidido vender la casa no hacía falta que se quedaran allí por más tiempo porque los trámites los podía hacer desde su casa en la ciudad, pero algo le decía a Olivia que su madre no sabía que hacer aún.
- Si, pero he pensado que no tenemos prisa por volver a Barcelona y unas vacaciones aquí no sentarán bien. Me apetece quedarme unos cuantos días más.
     Un pitido de grillo proveniente del movil de Olivia hizo que dejara de pelar las patatas y acercarse hasta el smarthphone para ver de quién se trataba pero al mirar el número no supo quien era. Salía un simple hola en la pantalla del wass.
- Hola- escribió Olivia antes de darle a bloquear número. Lo primero la educación.
- Nos conocemos?
- Creo que eres Olivia, me equivoco?
- Si, y tu quien eres?
- Soy Diego
- El hijo de Tomás?
- Si
- Me preguntaba si querrías ir a tomar algo conmigo. Tengo algo que contarte.
     Olivia si quedó sin habla. ¿Es el mismo chico que hacía unas horas no le había dirigido la palabra en la tienda y que además que la había mirado de malas formas? ¿Qué moscas le había picado y como es que tenía su teléfono?
- Vale, cuando y donde?
- Mañana por la mañana en el puerto, frente a la estatua de Giuseppe.
No tenía ni idea de a qué estatua se refería pero su madre seguro que sí que lo sabía así que no le preguntó más.
- De acuerdo. Nos vemos entonces
- Adeu
- Adeu.
     Olivia se quedó mirando el móvil sin reaccionar y vio la foto de perfil de número que la acababa de enviar los mensajes. No había equivocación alguna, era el mismo chico maleducado de la librería. Con el ceño aún fruncido le dio a guardar número en la agenda y se quedó sin saber qué poner en nombre completo. Sabía que era Diego pero ¿el apellido? No tenía ni idea y no le iba a preguntar a su madre porque le interrogaría y no tenía ganas de hablar de un chico insulso que le había enviado un mensaje sin haberse conocido antes. Decidió entonces poner Diego La Red, que era el nombre de la librería y asunto zanjado. Mañana ya sabría que diantres quería contarle aquel chico y si valía la pena contárselo a su madre o no.
     Devil apareció por la puerta de la cocina ladrando y Olivia suspiró aliviada al ver que no había salido con la lluvia. Se agachó para acariciarlo y el perro se sentó y babeó la cara de Olivia. ¿Nos íbamos a quedar con Devil también? Miró a su madre sin saber lo que estaría pasando por su cabeza. Recordó entonces que el móvil de su abuela estaba en su cuarto cargándose, seguramente ya lo habría hecho. Corrió escaleras arriba seguida de Devil.