miércoles, 29 de marzo de 2017

Relato Part3: Ekian


- Hola- le dijo a la niña que debía de tener unos ocho o nueve años. La niña levantó la cabeza sin entusiasmo. Ekian vio como tenía los ojos rojos de haber estado llorando.
La niña no le contestó pero lo miró seria y sin temor a que pudiera hacerle algo.
- ¿ Eres Altika?- la niña seguía sin decirle nada pero tampoco se movió del sitio- esto buscando a la mujer que vive en esta casa.
- No está- dijo limpiándose los mocos con la manga de la camisa.- todos se han ido a ver la expulsión de mi amiga.
-¿Eras tu amiga a la que expulsan?- Ekian sintió pena por la niña.
- La gente no la entiende pero yo si. No es justo y mi madre también está de acuerdo pero mis hermanos no lo ven así.
- Hay gente que las cosas que no entiende las temen. Ten- Ekian le ofreció una bolsa de tela oscura- es para que se lo des a tu madre y le digas una cosa de mi parte.
- Gracias- sonrió la niña y entonces Ekian supo que era Tika, no había duda. Aquella sonrisa franca era de su hermana pequeña.
- Dile que el aprendiz de Pausanias ha pasado por aquí y que debería de aprovechar las monedas para poner una puerta. Y dile que espero volver a verla, pero ahora tengo que marcharme lejos de nuevo.
Ekian se alejó de la casa apesadumbrado. ¿Porqué le había dado la bolsa de monedas? Tenía un par más de reserva en el calcetín pero los lyn ganados gracias a las hierbas encontradas durante sus viajes le habrían ayudado a dormir y comer caliente durante unos cuantos días, y  aún así le había dado sus monedas a una familia que lo había despreciado. Salió corriendo en cuanto cruzó la esquina de la calle, farfullando un improperio de insultos para él mismo, pero no escuchó como Tika gritaba su nombre sorprendida porque se había dado cuenta de quien se trataba el chico. Fue corriendo en su busca pero cuando giró la esquina Ekian había desaparecido y decidió volver a su casa para esperar a madre y contarle lo sucedido.
     Halian era una prospera ciudad situada en la desembocadura del río Aral. Gracias a su enclave, la ciudad gozaba de una zona privilegiada para el cultivo de arroz flotante, y por eso motivo era visitada cientos de comerciantes de todas las ciudades de los territorios del rey Togan. Sufrir varias guerras no la habían debilitado y se alzaba orgullosa y protegida por sus famosas murallas: la interior llamada Equira y Alpina la exterior. Equira se había edificado para proteger a la ciudad contra las incursiones de los ultinos hacía más de doscientos años. Como la villa había seguido creciendo pese a las adversidades las casas que fueron construyendo a las afueras de la muralla, por falta de espacio dentro, se quedaron desprotegidas y decidieron hacer a Alpina mucho más imponente con un gran foso para tratar de ahuyentar a los posibles invasores. Pero desde la construcción de la segunda muralla la ciudad no había vuelto a ser asedada. Halian tenía en su centro  una Plaza Mayor, donde se encontraba el mayor pino longevo conocido de todo el reino, y se extendía en cuatro grandes avenidas hasta el final de la segunda muralla y pasando bajo un arco creados después de la muralla Equina, llamados los arcos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste. Vista desde arriba Halian parecía un laberinto de calles sin sentido porque los habitantes habían construido sus casas a capricho, pero los halianos estaban contentos con su resultado.
     El mayor responsable de la ciudad frente al Rey era el procurador Zaki, sobrino político del monarca, que velaba por las gentes de Halian,ya que el rey no residía en dicha ciudad. Vivía en un palacete junto con su esposa y sus dos hijos pequeños.
     La mayor afluencia de gente dentro de la ciudad era a principios de primavera, durante la feria anual, dicho acontecimiento gozaba de privilegios concedidos por el Rey Togan, que especificaba los días exactos en que podía celebrarse. Velar por la seguridad de los comerciantes era vital para que la ciudad siguiera prosperando así que la Guardia del procurador se dispersaba, junto con otros Guardias reales durante esos días. Las posadas estaba a reventar y los puestos callejeros de comida ambulante se llenaban los bolsillos para todo el año, pese a pagar impuestos como los demás. Los clanes del norte bajaban también desde sus tierras por el paso de Turak-Nak para intercambiar las pieles de sus rebaños de ovejas castañas, y el queso de las mismas, muy apreciado en Halian por llevar especias que sólo creían en el norte.
     La moneda utilizada era el lyn pero también se usaba el trueque en algunos puestos dado que los clanes del norte no poseía moneda propia.. Un lyn era una moneda de plata, cinco psin equivalían a un lyn y era de hierro y una bhik era una moneda de oro que eran veinte lyns. Un tanto por cierto de los comerciantes debía de ser entregado al rey,que vivía en la gran ciudad de Aleka, en el centro del reino, y que era algo más grande que Halian.
Ekian caminó con paso rápido y llegó hasta donde aún la gente seguía apiñada después de que terminara la expulsión. Charlaban entre ellos de lo ocurrido y parecían no querer moverse del sitio. Mirando hacia el árbol que había en la plaza central se tropezó con una mujer pero en vez de disculparse siguió su camino esta vez corriendo. Tenía que seguir a la Guardia y a la joven que la conducirían un buen rato hasta que la dejaran abandonada en el camino para que se buscar la vida. Pero podían tomar dos caminos e Ekian ignoraba qué dirección elegirían, así que debía de darse prisa para ver hacia donde iban y abordar a la muchacha para poder hablar con ella. Su maestro Pausanias le había encomendado buscar a la joven  y llevarla hacía el norte. Su maestro le había dejado claro que si la joven no quería tendría que secuestrarla.  Y eso era algo que Ekian no había echo en su vida.















domingo, 26 de marzo de 2017

Reseña Medio mundo


Medio Mundo:
Autor: Joe Abercrombie
Pag. 446
Editado por Fantascy
Trilogía: El Mar Quebrado 2

Esta es la segunda novela de la trilogía Mar Quebrado y para mi también la segunda novela que leo de Abercrombie. Lo elegí porque había visto infinidad de entradas en Twitter que hablaban de esta obra y me llamó la atención.
En esta segunda parte la historia no está centrada en el personaje de la primera parte sino que se ha centrado en Espina Bathu, es una joven de 16 años de Gettlandia que entrena para convertirse en guerrera junto a otros chicos. Es una de las pocas chicas a las que la Madre Guerra ha dado el don de la lucha. Durante un entrenamiento su instructor Hunnan la hace competir contra tres oponentes (otros aprendices) con la mala suerte de que uno de ellos muere a manos de la joven. Espina es condenada por asesinato y la apodan la asesina. Pero uno de sus compañeros de lucha, Brand, habla sobre la injusta condena al padre Yarvi y eso la salva de una muerte a manos de los gettlandeses.

Opinión
Mi primer libro de este autor fue Medio Rey del que quedé fascinada por la historia pero en vez de leerme la segunda parte esperé un par de meses para continuar con Mar Quebrado. ¿Porqué no leérmelo seguido? Me ha pasado muchas veces que cuando me leo una trilogía se me acaba haciendo pesada y no la termino, preferí dejar un par de libros en medio antes de continuar con el padre Yarvi.
Cuando empecé con ella me llamó mucho la atención que en esta segunda parte el peso de la historia lo llevaba otro personaje totalmente distinto al de la primera parte. Pensé que volvería a coger al personaje principal de la primera parte y que seguiría allí, pero supongo que el autor pensó que si hablaba de guerreros, si tenía que verse dentro de luchas de espadas el padre Yarvi no era una muy buena opción así que crear a Espina, una mujer que le importa un comino lo que opinen los demás y que lucha para llegar a servir a su pueblo, como lo hizo su padre, ha sido, en mi opinión una idea acertada.
Es una historia entretenida, llena de aventuras y peligros que te dejarán en vilo a cada página que pase. Me gusta porque sigue teniendo la esencia de la primera parte, y las descripciones de las luchas y los momentos clave son muy buenas y sin ser demasiado extensas. Sí que me gustan otros nuevos personajes que ha acoplado a la historia, y otros que ya conocíamos también vuelven a salir, provocando una sonrisa en los labios cuando te los encuentras de nuevo.
Quizás lo que no me guste del todo es que hay demasiado romanticismo con los protas y eso rompe un poco la linea de la primera parte creando un historia un poco juvenil para mi gusto pero si quitamos esos momentos la historia me ha gustado bastante.

Joe Abercrombie (Lancaster, 31 de diciembre de 1974) prolífico escritor británico de fantasía y editor cinematográfico. Entre alguna de sus obras se encuentra La primera ley que consta de La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen Y El último argumento de los reyes, también la trilogía del Mar Quebrado: Medio Rey, Medio Mundo y Media Guerra. Si quieres ver más de sus obras entra en su página oficial: https://www.joeabercrombie.com/



viernes, 24 de marzo de 2017

Reseña Haru



Flavia Company (Buenos Aires, 1963), actualmente vive en Barcelona,es autora de más de una decena de novelas, entre las que destacan Saurios en el asfalto, Luz de hielo, Dame placer (finalista del Premio Rómulo Gallegos), Ni tú ni yo ni nadie (Premio Documental), Melalcor, La mitad sombría, La isla de la última verdad y Que nadie te salve la vida.  También de los libros de cuentos Viajes subterráneos, Género de punto, Con la soga cuello y Por mis muertos, y del libro de microrrelatos Trastornos literarios. Su poesía ha sido recogida en diversas revista y ha publicado  el poema narrativo Volver antes que ir. Su obra, que forma parte de numerosas antologías, ha sido traducida en Francia, Holanda, Brasil, Polonia, Alemania, Portugal, Italia y Estados Unidos. Es licenciada en Filología Hispánica, música, traductora, periodista, profesora de microrrelato en l'Escola D'Escritpura del Ateneu Barcelonès y de cuento en el Máster de Creación Literaria de la Universidad Pompeu Fabra.
Redes sociales: Facebook: www.facebook.com/flaviacompany/
                         Blog: http://fcompany.blogspot.com.es/
                         Twitter: https://twitter.com/FlaviaCompany


Catedral Book
Pág: 381

‘Nunca tires contra nadie; nunca tires para seducir a nadie;nunca tires para ser más que nadie;nunca tires para demostrarte nada a ti misma;el tiro con arco es un estado que se puede compartir’
Estas son las palabras que acompañan a Haru desde su entrada en el dojo, donde aprenderá el camino del tiro con arco, hasta el camino vital que hará que lo cuestione todo, lo arriesgue todo y lo pierda todo. Para recibirlo todo.

Esta es la introducción en la solapa interior del libro nada más abrirlo. Parece un libro sencillo, tapa sencilla, capítulos cortos y sencillos de leer pero cuando empezamos a introducirnos en sus página nos damos cuenta de que de sencillo no tiene nada. A cada capítulo que pasa nos da un qué pensar, en cada capítulo nos deja meditar junto a Haru las lecciones que va encontrando a medida que vive su vida.
Haru es una adolescente que pierde a su madre tras una enfermedad y su padre Osamu le manda a estudiar,a petición de su madre, a un dojo de gran prestigio, pero Haru se va con la sensación de que estorba a su padre y por eso quiere deshacerse de ella mandándola lejos de casa.
En el dojo hay siete alumnos más que se formarán junto a ella durante cinco años: Fuyuku, Itachi, Shizuka, Natsu, Yasunari, Kimitake y Takara. Y los tres maestros encargados del dojo: Mitsu, Kazuko y Sho. Ellos son los que impartirán clase a sus nuevos alumnos y les darán sabios consejos que ellos mismo deberán de comprender.
El libro trata de la vida de Haru dentro del dojo, de su relación con los demás estudiantes y maestros, de su vida cuando termina sus enseñanzas.

Opinión
- El tacto del libro es muy especial, la portada es rugosa y los bordes de las páginas están cortadas de forma distinta, como si estuviera encuadernado de forma casera. Si podéis id a alguna librería a echarle un vistazo y os sorprenderá la encuadernación. No es una portada que llame mucho la atención, tiene unos tono suave aunque el nombre de Haru está escrito en rojo, y el verde la versión en catalán, es sencillo pero aún así la portada me gustó precisamente por esa sencillez. Te pica la curiosidad por saber de qué trata el libro porque tampoco lo explica por fuera.
- Es un libro fácil de leer porque tiene capítulos cortos y son precisos.
- Ver el crecer a Haru como persona, ver hasta donde le llevaba la vida me gustó muchísimo porque es como la vida de cada uno; nos vamos formando con las experiencias que nos encontramos a lo largo de nuestra existencia.
- Asimismo el resto de personajes están muy bien definidos, cada uno con su propia personalidad, sus miedos e inquietudes. Aunque, he de reconocer, que me lié un poco con los personajes al principio porque no son nombres que trate con regularidad.
- Tardé menos de tres días en acabarme el libro. No podía dejar de leerlo, había momentos en los que llegaba a picarme los ojos porque me tenía obsesionada.
..............................
Tenía un poco de miedo al hacer esta reseña porque soy nueva en hacerlas y sé que no iba a expresarme lo suficientemente bien para dar a entender lo especial que ha sido la experiencia de leer este libro. Y aún así me he atrevido porque me he dado cuenta de que cada vez que alguna amiga me pregunta por un libro que me ha gustado siempre digo Haru, porque ha sido una lectura fantástica, y por ese motivo quiero que  más gente sepa que es un gran libro y que merece la pena leerlo.
Lo recomiendo y si podéis leerlo espero que os guste tanto o más que a mi. ;)

martes, 21 de marzo de 2017

Relato Part2: Ekian


Ekian salió a la calle dispuesto a abandonar la ciudad. Inuá había aflorado los recuerdos de su infancia, aquellos que tenía bien escondidos en su mente y que se negaba a sacarlos por miedo a que le hicieran daño. Mucho tiempo había pasado desde que sus padres, durante una de sus peleas habían dado a su hijo mayor a un viajero vendedor de pociones a cambio de unas monedas para seguir sustentando las borracheras de su padre. Ekian se fue sin protestar porque estaba harto de las peleas que se mantenían de forma diaria en la casa. Desde que era pequeño siempre había habido pero de un tiempo a esa parte las trifulcas entre sus progenitores habían empeorado y aunque su padre no pegaba a su madre sí que chillaba toda clase de insultos. Todos los vecinos estaban al corriente ¿como no lo iban a estar? Sus voces debían de llegar hasta la plaza central pero la gente no se metía, todos tenían otros asuntos y nadie osaba entrometerse en peleas ajenas y mucho menos entre marido y mujer. Con 15 años Ekian había sido vendido a Pausanias, un viajante al que luego le tomaría cariño y lo respetaría como a un padre de verdad. Triste era haber encontrado a ese ejemplo de padre fuera de su entorno familiar.
Los pasos de Ekian lo llevaron a seguir la procesión de la expulsión de la joven. Tenía que interceptarla fuera y hablar con ella. Necesitaba respuestas que Pausanias no le había querido dar. Pero una fuerza interior le hizo detenerse entre el gentío y volver la vista atrás. Su madre estaba sola con sus tres hermanos pequeños. Sabía que ya serían mayores pero aun así sintió una punzada de culpabilidad por no querer ir a visitarlos y mostrarles su ayuda. Seguía sintiendo rabia hacia su madre pero sus hermanos no tenían la culpa y sabía que ahora que no estaba Gardon se encontrarían mejor pero ¿tendrían dinero para subsistir? Dio media vuelta y dejó a la multitud para adentrarse en una de las callejuelas que lo acercarían hasta el muelle, de allí subió por otra de las calles adyacentes y mientras caminaba sintió su corazón palpitar de forma descontrolada. ¿Qué pensaría su madre si lo veía de nuevo? ¿Lo echaría otra vez? ¿Sus hermanos lo reconocerían? Habían pasado más de cinco años tiempo suficiente para que los recuerdos de un hijo y un hermano pudieran evaporarse en según qué mentes.
Por la calle por la que caminaba no había nadie, todos en Halian parecían haber ido a presenciar el destierro de la muchacha. Un olor a jabón de la ropa colgada en los tendales provocó una oleada de recuerdos en Ekian. Recuerdos de haber estado jugando por aquellas calles con sus amigos Jonal, Dansi y la hija del profesor,que en ese momento no recordaba su nombre pero que correteaba con ellos pese a la insistencia de Jonal de apartarla del grupo por ser dos años más pequeña que ellos. Cruzó la plaza y giró hacia la derecha para volver a meterse dentro de otra de las callejuelas que llevaban hasta la parte este de Halian y donde las casas de los más pobres se arremolinaban en torno a una pequeña plaza con un olivo en su centro. Era era la zona predilecta para charlar con los vecinos o que los más pequeñines correteasen libres, siempre bajo la atenta mirada de las madres. Mientras aprovechaban el rato para hacer algunos quehaceres domésticos que podían de hacer al aire libre como desplumar alguna gallina, pelar judías, castañas u otras cosas que les permitiera charlas con la vecina y amigos. Esa era la vida que había conocido hasta los 15 años Ekian y que muchas veces, durante los viajes con Pausanias, había echado de menos. Ekian pasó por la plaza, en un principio con temor a que alguien lo reconociera pero el lugar también estaba desierto. Antes de doblar la esquina  sus pasos se detuvieron. Quizás su madre y hermanos también había ido a ver la expulsión. Sacó la cabeza por la esquina de la calle y desde allí vio su antigua casa. Seguía igual que siempre. Tejado de paja, paredes desgastadas de calicanto y por puerta una cortina de paño que en los días de viento siempre se movía hacia todos lados. Seguían se haber podido comprar una puerta de madera para evitar que entrara el frío en invierno. Una niña estaba sentada en el poyete de piedra  de fuera cabizbaja sin hacer nada más que mirar el suelo, sus pies no llegaba a tocar los adoquines y los movía sin entusiasmo de delante atrás. Ekian no sabía quien era pero podría ser su hermana pequeña, aquellos rizos en los cabellos castaños eran igual que los de Tina, pero era apenas una niña de tres años cuando la vio por ultima vez, ella no sabría ni quien era él. Ekian se acercó a ella.
- Hola- le dijo a la niña que debía de tener unos ocho o nueve años. La niña levantó la cabeza sin entusiasmo. Ekian vio como tenía los ojos rojos de haber estado llorando.




viernes, 17 de marzo de 2017

Relato Part1: Ekian

   
     He pensado que poner solo reseñas de libros en este blog iba a ser un tanto aburrido por lo que se me ha ocurrido poner algunas páginas del libro que estoy escribiendo ahora mismo. No se si os gustará pero me hace ilusión compartir con vosotros un poco de la historia que estoy llevando a cabo.




Primer capítulo - Ekian
Ekian entró en la Taberna de Inuá y tras saludar al joven de la barra se sentó en la mesa junto a la ventana central. El local estaba vacío y se respiraba un ambiente limpio y sin ruidos, extraño en un lugar como aquel pero placentero para un viajero que llevaba dos semanas sin visitar ciudad alguna y durmiendo al raso. Se quitó la pesada capa de lana y la dejó colgando en el respaldo de la silla, con los bajos de la prenda tocando el desgastado suelo de madera y junto con su viejo fardo de piel de conejo. Mirando a través de los cristales de Meridia contempló a la multitud que se apiñaba en la calle. Era el motivo por el cual estaba en Halian, la expulsión de una joven de la ciudad.
El tabernero le llevó una jarra de cerveza sin preguntar lo que quería y volvió a la barra para seguir limpiando. Ekian lo miró, tenía la misma edad que él y se preguntó porqué no estaba también presenciado la expulsión como todo el mundo. Quizás era amigo de la joven o no estaba a favor de aquella ley. No parecía agitado por el alboroto de fuera. Ekian cogió la jarra entre sus manos y le dio un largo trago. El líquido ambarino bajó por su garganta como un bálsamo avivando su cansado cuerpo. Al ir a dar el segundo trago se quedó mirando la espuma pensativo. No era la primeva vez que visitaba aquella ciudad pero si que hacía más de cinco años que no la pisaba. Sino no hubiera sido por un comentario casual escuchado mientras caminaba por la ciudad de Tale a un lugareño, no estaría allí. Valía la pena investigar si el vaticinio de su maestro Pausanias, antes de morir, se refería a aquel echo como el inicio del final del equilibro entre los mágicos y humanos, o era una mera coincidencia de fechas y hechos.
- ¡Se acercan!- dijo un hombre en la calle. Ekian el dio otro largo sorbo a la pinta y contempló la calle expectante. Entre la multitud pudo vislumbra el paso de una joven seguida por cuatro guardias ataviados con el uniforme de gala de la guardia real. ¿ Para qué tanta ostentación? No era habitual que el rey Togan mandase a guardias de palacio para expulsar a una ciudadana. Aquello debía de esconder algo más. La chica de cabellos largos y trenzados tenía el pelo tan rubio que llamaba la atención. Tenía la cabeza bien alta pero su mirada parecía estar en otro lado. Desde su posición no pudo distinguir bien sus rasgos faciales pero sí que vio que sus prendas eran la toga verde de la Academia gremial de curanderos ¡ Una alumna de la Academia! Aquello sí que no se lo esperaba.
Un ruido del interior del local llamó la atención de Ekian y apartó la vista de la ventana par mirar hacia la entrada de la taberna. Un hombre apareció en la puerta y caminó hasta la barra. Vestía con ropas sencillas, camisa blanca desgastada, chaleco de cuero marrón y unos pantalones oscuros hasta las rodillas seguidos por unas botas altas y marrones. Tenía la cara curtida por el sol y una barba castaña bastante poblada de hebras blancas al igual que su rizada cabellera que la tenía recogida en una coleta baja y pegada al cuello. Era un hombre fuerte, musculoso, propio de la horda especial de la guardia real. Ekian lo reconoció al instante. El hombre lo miró y tras hacer un ademán al chico de la barra se acercó hasta donde se encontraba él sentado.
- Hace mucho tiempo que no te veo- dijo con voz gutural- ¿qué te trae por Halian?
- Me venía de paso- Inuá se sentó frente a él mientras le colocaba una jarra de cerveza el joven de la barra.
- Este es mi hijo Jonal. Seguro que te acuerdas de él, jugabais juntos de pequeños en el callejón de la taberna. ¡Pues no os regañaba veces por estar allí!- sonrió
Ekian asintió y miró a Jonal pero volvió a desviar la vista hacia la ventana. No tenía ganas de hablar con nadie, y menos con gente que le recordaba su pasado. Ese era uno de los motivos por los que no iba a Halian desde hacía años. Pero sabía que el tabernero no lo dejaría tranquilo. ¿Y porqué había entrado en su taberna? Las ganas de tomar una cerveza en condiciones había podido más que el temor a encontrarse con Inuá.
- Gardon murió hace dos años. Si quieres ver a tu madre está donde siempre. Se pondrá muy contenta de verte. La pobre lo ha pasado muy mal desde la muerte de tu padre.
Ekian sacó una moneda de su fardo y la tendió sobre la mesa
- Me marcho- se levantó y tras coger su capa y el fadro de marchó del local sin mirar a Inuá.
- ¡ Es un desgraciado!- exclamó Jonal desde la barra a su padre.

- No te equivoques hijo. No disculpo sus modales pero sí el no querer ver a su familia. Era muy joven cuando lo vendieron a un viajante de pociones para sustentar al resto de la familia. Con la nueva ley ahora no lo hubiera podido hacer pero antes eran otros tiempos. Si su madre se entera de que ha estado en la ciudad sin pasar a verlo volverá su depresión. Es mejor que no le contemos nada.
Jonal asintió pero en vez de volver a sus quehaceres contempló la calle y se preguntó si su amigo Dansi había podido salir de la Casa de Sanación para ver como expulsaban a su amiga.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Reseña - Serafina y el bastón maligno



El autor es Robert Beatty vive en las montañas Blue Ridge de Ashville, Carolina del Norte, con su esposa y sus tres hijas. Fundador /CEO de Plex Systems, el cofundador de Beatty Robotics y el presidente de CTO de Narrative Magazine. En 2007, fue nombrado empresario del año.
Tiene dos libros escritos:
Serafina and the black cloak- Serafina y la capa negra
Serafina and the twisted staff- Serafina y el bastón maligno
Para más información del autor id a: http://robert-beatty.com/robert-beatty-author/
Tenéis también a disposición dos booktrailers que podéis ver en la misma página.



Resumen:
Serafina ha derrotado al hombre de la Capa Negra, pero le esperan nuevos peligros.
Ahora que los habitantes de la casa Biltmore saben de su existencia, deberá apañárselas en el luminoso y vibrante ambiente de la alta sociedad, con sus elegantes y extrañas costumbres. Pero Serafina siente que tampoco pertenece a este mundo.
La llegada de un siniestro visitante presenta una nueva amenaza: un terrible poder se está apoderando de la mansión y del bosque que la rodea. Serafina deberá encontrar el lubar al que pertenece para detener a este poder maligno...antes de que engulla su hogar.

Opinión:
Esta serie de libros los empecé por insistencia de mi hija ya que le habían gustado mucho. Es literatura juvenil pero los adultos también disfrutarán. Me alegro de que mi hija perseverara todos los días para que me lo leyera porque me he quedado prendada con el personaje de Serafina y el mundo que la rodea. Además, son unos libros un tanto oscuros y eso los hace más atrayentes.
Nada más empezar el libro el autor ya nos pone ante una acción trepidante en la que Serafina está el peligro lo cual hace que devoremos las páginas sin darnos cuenta. Tiene un ritmo narrativo muy vibrante, nos pasa de una acción a otra sin apenas respirar.
Las descripciones del libro también me han impresionado, el autor nos trasmite a la perfección el ambiente que se respira en el bosque y alrededores.
Si en la primera parte (Serafina y la capa negra) descubrimos a una muchacha que se esconde por los rincones de la mansión Biltmore y caza ratas como si fuera un felino, en esta segunda parte que ya sabemos los orígenes de Serafina descubrimos que no encuentra un lugar en el que encontrarse a gusto y sentimos la dualidad del personaje entre el bosque y la mansión.
Robert Beatty nos ha creado un personaje lleno de matices, al que enseguida le cojes cariño. En esta segunda parte encontramos también a personajes nuevos como Lady Rowena, Waysa y Grathan que también tienen un trasfondo y los hace más reales. No son personajes lineales sino que con el paso del libro vamos descubriendo cosas nuevas de ellos.
¿Se puede leer la segunda parte sin haberse leído la primera? Si porque es una nueva aventura de Serafina pero es mejor, para adentrarse más en los personajes, leerse antes la primera
Entiendo que a mi hija le haya gustado tanto Serafina, es un personaje entrañable.

‘’No son las batallas
que ganamos o perdemos
las que nos definen
sino aquellas que estamos
dispuestos librar.’’


Ya tengo ganas de que el autor escriba la tercera parte, que espero haga.

lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña - La invasión del Tearling

     Antes de empezar a hacer una reseña quiero pedir que tengáis paciencia conmigo porque no soy una experta y estas opiniones son de una lectora que ama los libros y quiere compartir sus experiencias con los demás. 
    Mi primera reseña será la de un libro que leí hace un mes. No es una elección perfecta porque lo ideal sería escoger el último que me he leído, no obstante tenía ganas de hablar de este libro porque me gustó.

La Invasión del Tearling de Erika Johansen.
    Me compré este libro porque el primero, tuve mucha suerte, me había tocado en un concurso que la editorial hizo el año pasado. Me gustó tanto que en cuanto salió la segunda parte salí corriendo a mi librería para hacerme con él.
    La escritora es Erika Johansen. Sabemos poco de ella sólo que creció en la bahía de San Francisto, donde reside actualmente. Estudió en Swarthmore College, recibió un MFA del Iowa Writers’Workshop y con el tiempo se convirtió en abogada, pero nunca dejó de escribir.
La historia del Tearling es una trilogía:
- The Queen of the Tearling (La reina del Tearling)
- The invasion of the Tearling (La invasión del Tearling)
-The fate of the Tearling (El destino del Tearling)
Resumen:
    En esta segunda parte tenemos una reina que acaba de recuperar el trono perdido y que debe de mantenerlo a salvo de la amenaza mort y a la Reina Roja. El pueblo la adora porque ha conseguido anular la remesa de esclavos.
    Y por si la amenaza mort no fuera suficiente se enfrentará a unas nuevas dudas internas y a unas visiones que no entiende.
Opinión:
    Cuando retomé las andanzas de Kelsea, ya estaba enamorada del personaje, y comenzar a leer la historia de Lily la cosa me descolocó bastante ¿Porqué meter una historia paralela de otro mundo tan distinto al que nos estaba contando durante todo el primer libro? Pero aún así también le cogí cariño a la mujer con la que Kelsea tenía una conexión tan fuerte mentalmente. Y lo que hasta ese momento me había parecido extraño (como el elegir el nombre Nueva Londres para una ciudad) fue tomando forma y llegué a comprender que todo tenía su porqué.
    Me gusta la dualidad de Kelsea, le da al personaje más realismo, más fuerza. Es una reina pero también sigue siendo una mujer asustada que va evolucionando con el paso de las páginas.
     Del mismo modo que nos explica la historia de Kelsea la autora nos adentra en la vida de la Reina Roja y vemos su forma de ser, sus miedos y sus inquietudes. Una vez más nos encontramos con otro personaje interesante y lleno de matices.
     Puedo decir que este libro para mi ha sido muy ameno, en fácil de leer, tiene unos personajes muy bien definidos y la historia es muy entretenida y absorbente. Si te gustó la primera parte esta segunda no te decepcionará.
     Se que lo que hace que te enamores de un libro(al menos en mi caso) es la conexión que puedas tener con los personajes y tengo claro que este libro no te deja indiferente por la sencilla razón de que te acabas encariñando con la reina Kelsea, Maza, Pen y el padre Tyler.
    ¿Se puede leer el libro sin haberse leído la primera parte? Realmente va  mencionando cosas del primer libro pero es poco aconsejable si queremos profundizar mejor en la historia.
    Aquí tenéis otras portadas del mismo libro:





     ¡¡¡Ya tengo ganas de leerme la tercera parte El destino del Tearling!!! Saldrá este mes de mayo a la venta. Seguro que soy de las primeras en ir a comprarlo.